ChicagoPride.com Blogs
Sunday 20 Dec 2015

José Rafael Cordero Sánchez y la Homoparental

El activista social Venezolano José Rafael Cordero Sánchez se preocupa por un tema muy delicado que es la adopción homoparental y da su opinión en desacuerdo respecto a las parejas homosexuales que les permiten adoptar niños. 

Lo digo porque tengo derecho. No estoy de acuerdo que las parejas del mismo sexo adopten niños.

Tengo derecho a manifestar que los niños merecen tener un padre y una madre y estoy seguro que es lo mejor para su educación y desarrollo.

Tengo derecho a asegurar que se deben hacer todos los esfuerzos posibles para que un niño en abandono sea adoptado por una pareja conformada por un hombre y una mujer, como base, como tutores.

Tengo derecho a escribir e informar que si las Constituciones de cada país permiten la adopción por una pareja del mismo sexo, porque no define claramente la estructura familiar, no está procurando el bien común, y por lo tanto hay que reformarla. Ya que en Argentina, Canadá, España, Israel, México, Sudáfrica, Uruguay y Alemania entre otros ya se les permite a parejas gays adoptar. Gracias a Dios que en Venezuela aun no.

Si puede existir un papá y una mamá, no tengo ninguna duda en afirmar que éste será el mejor ambiente para un niño, por la inigualable ternura que naturalmente transmite una mujer y la seguridad que proyecta un hombre, entre muchas cosas más Nosotros no somos iguales a ellas, pero nos complementamos perfectamente, eso hay que transmitirlo.

De ninguna manera quiero decir que los homosexuales sean malas personas. Hay gente buena y mala, sin importar su raza, nacionalidad, género o preferencia sexual. Sin embargo, confío en la sabiduría de la naturaleza y sólo la unión de un hombre y una mujer puede concebir a un hijo, la vida misma tiene limitaciones y hay que entenderlas.

De ninguna manera quisiera caer en la estúpida pregunta de ¿qué prefieres, que un niño se muera de hambre o sea adoptado por una pareja gay? Pues claro que lo más importante es salvar la vida, pero subamos el nivel de debate, por favor.

Tengo la esperanza de que las parejas de homosexuales entiendan que si adoptan a un niño no le están haciendo ningún bien.

Tengo derecho a soñar con que todos entendamos que un niño no es una mascota, ni un accesorio y que por lo tanto adoptar a un ser humano requiere de una educación y una guía única.

Tengo derecho a ir en contra de lo que parece una moda, esa que permite todo lo que parece vanguardista y que no mide las consecuencias, como lo es ésta.

Tengo derecho a afirmar que si falta un papá o una mamá en una familia es por una situación extrema, no por un capricho.

Comento que no todos están llamados a ser padres y madres, y que el amor a un niño se puede manifestar de muchas maneras, no sólo llevándolo a vivir a alguna casa que no tiene una sólida estructura familiar.

Tengo derecho a pensar que hay estructuras que no tienen que ir cambiando a la par que va cambiando el mundo y la familia es una de ellas.

Tengo derecho a utilizar mi opinión para manifestarla libremente, sin ofender a nadie, y esperar que nadie me ofenda a mí por lo que creo que es mejor para la niñez.

Sí, tengo todo el derecho de afirmar que la adopción por parte de una pareja de homosexuales no le dará una libertad plena al niño de vivir con un panorama apegado a los deseos de la naturaleza, a sus leyes.

Desafortunadamente los niños adoptados por estas parejas, no tienen derecho a nada.

 
photo

Archived blog posts

1
{ts '2017-12-12 21:28:06'}